sexta-feira, 29 de julho de 2011

1.3 - La figura del burro de presebre



- ¡Francamente, no entendí! Por supuesto que el burro es una figura del pesebre, pero que sea figura de gente, ¡es difícil de entender!

- Pues es uno de los secretos del Pesebre. Cariño, tú me preguntaste por qué las figuras del burro, el buey y las ovejas estaban más cerca de la Sagrada Familia que las de los hombres. Entre otras razones, porque representan personas, pero no cualquier persona, sino aquellas que tienen las cualidades que vemos retratadas en los animales del Pesebre. Nunca leíste en los Salmos: "Dios salvará a los hombres y a los burros"? Eso significa que se van al cielo las personas que se han identificado con el burro.




- Abuela Zuza, ¿cuáles son las cualidades del burro que vivían estas personas?

- Miro, ¡eso no se pregunta! Surge de la propia historia de la creación de este animal!

Los burros representan a todas aquellas personas que tienen una profunda sabiduría. Ellas saben y comprueban que sólo encontramos alegría y felicidad cuando vivimos para servir a las personas que Dios ha puesto a nuestro lado. Son figuras de gente de alma más delicada y fina, que consideran un privilegio servir a Dios y a los demás. Son burritos de Dios tantos padres y madres que viven pendientes de sus hijos, tratando de darles toda la atención, alimentándolos y cuidando de cada uno de ellos. El burrito también representa a los niños que prestan ayuda en el hogar y no se quejan de las pequeñas tareas que les son encomendadas, para convertirlas en expresiones de amor y gratitud a sus padres. Son burritos de Dios, que están muy cerca del Niño Jesús, aquellos que siempre están listos para hacer pequeños servicios domésticos: cambiar una bombilla que se quemó, ir a abrir la puerta al escuchar el timbre, limpiar las manchas de café o refresco que alguien derramó, regar una planta que se está secando ... Y, principalmente, todo esto en secreto, sin llamar la atención sobre sí mismos.

- Esto no es una indirecta para mí, ¿verdad?

- Por supuesto que no! Tú sabes que yo siempre he sido muy franca y directa.

Pero seguimos: la imagen del burrito del Pesebre también simboliza a los verdaderos amigos que saben valorar a los demás preparándoles un regalo personalizado para su cumpleaños, que se acuerdan de guardar el artículo de una revista o un periódico porque le interesa a aquel compañero,  que se ponen a disposición para acompañar a un amigo en un plan que quiere hacer ...

- ¡Cuán mejor sería el mundo si hubiera más burritos de Dios esparcidos en todas partes!

- No hay duda! Pero comencemos a mejorar el mundo siendo nosotros mismos burritos de Dios.

- ¿Y la parte que cuenta la historia del burrito de noria? No haS dicho nada todavía!

- ¡Veo que estás interesado con la historia de la creación de los animales! ¡Bien! Pero por supuesto que no se me iban a escapar el burrito de noria ni el burrito de carga.

- ¡Se me estaba olvidando que Dios creó al burro como animal de carga!

- Miro, el burrito de carga es la figura de todas las personas que ponen el hombro, que no huyen de la carga que Dios les confía. A estas personas no les importa la calidad que otros atribuyen a la carga que llevan, porque saben que lo que importa en la vida es llevar la carga que Dios puso sobre sus hombros, sea lo que sea. Para Dios, el valor de la carga no depende tanto del precio que los hombres pagan por ella, sino del amor con que el burrito la lleva.




Ahora, el burrito de noria es la figura de todas las personas que realizan un trabajo repetitivo, que incluso podría llegar a ser monótono ya que es siempre el mismo. Pero no es así porque esta gente sabe cómo renovar su amor todos los días. Cuando el amor se renueva, no existe rutina ni falta de motivación y se evita el cansancio espiritual, aunque puede haber cansancio físico. Los trabajos repetitivos se convierten en pequeños rituales de amor en los que se trata de hacer todo cada vez con más cuidado y perfección. Y donde habría tierra seca si no fuera por el burrito de noria, ahora hay un lugar agradable para descansar y relajarse, un oasis de felicidad.

- Abuela Zuza, ahora entiendo por qué quiso poner la figura del burrito tan cerca de la Sagrada Familia. Yo haría lo mismo si hubiera sabido todo esto.