quinta-feira, 28 de julho de 2011

1.4 – La misión del Angel Fanuel



CONVOCATORIA DE LOS ANIMALES

- Abuela Zuza,  ya has explicado la historia de la creación del burro ... pero no has dicho cómo se cumplieron las profecías de que algunos de sus descendientes estarían en el Pesebre!

- Entonces, pasemos a la segunda parte de la historia: el cumplimiento de las profecías sobre los animales del pesebre. El ángel Gabriel había sido enviado a María para anunciarle que sería la Madre del Mesías. Y como María había respondido generosamente que sí, Dios ya estaba en su seno. ¡Quizás haya sido el momento más importante de la historia de la humanidad y de toda la creación!  Aunque en el momento en que esto sucedió, nadie se haya dado cuenta, porque María no quería decirle a nadie que estaba embarazada.



La convocatoria del burro de noria

En aquellos días, María andaba preocupado por la salud de José, lo veía lleno de trabajo y teniendo que transportar peso de un lado a otro, porque no tenía ningún animal de carga. Aparte de los trabajos habituales de la carpintería, había aceptado trabajos extras para obtener algo más de dinero y así poder comprar cosas que le faltaban para su nuevo hogar. También estaba haciendo los muebles para poner allí.

Fue cuando María decidió rezarle a Dios y pedirle un burrito de carga para José, porque de lo contrario su marido acabaría con problemas de columna.

Al oír la oración de María, Dios llamó inmediatamente a un ángel alegre a quien, para que nos entendamos, le pondré el nombre de Fanuel.

- Abuela Zuza, ¡nunca he oído hablar del ángel Fanuel!

- El ángel Fanuel era el responsable de preparar, de acuerdo con los planes de Dios, el Pesebre. El nombre Fanuel significa "El que ve a Dios frente a frente".

Dios le dijo a Fanuel:

- Comienza a cumplirse la profecía acerca de los animales del pesebre. Fanuel, te voy a enviar a la casa de María.

Fanuel, que ya sentía una puntada de envidia del arcángel Gabriel porque este había visitado a María,  se entusiasmó tanto que no pudo contenerse y exclamó, interrumpiendo a Dios:

- ¡Qué gracia inmerecida poder ver a la Madre de mi Señor!

Dios sonrió al escuchar las palabras de Fanuel, y continuó:

- Hoy subió al cielo la oración de María. Si María supiese la alegría que me da escuchar las oraciones de mi hija predilecta! Mas Fanuel, ¡imagínate que Ella quiere que José tenga un burro! Y la verdad es que no puedo negarle nada, ya que ella nunca me negó nada. Por lo tanto, tú tendrás que encontrar el único burro de noria den Nazaret y convencer al propietario que te lo dé. Y también convencer al burro, porque quiero que este regalo sea fruto de la generosidad de su dueño y de la entrega libre del burrito a mis planes.

Fanuel pensó: "Estoy seguro de que convencer al burro será la parte más difícil de esta misión."

Dios continuó:

- Fanuel, ¿en qué estabas pensando?

- Nada importante, señor: ¡una tontería!

- Después, Fanuel, llevas el burrito de noria hasta la casa de María, y lo dejas atado a la puerta. Ella va a entender que es un regalo de mi parte.